Existe una gran variedad de elementos en el agua como la encontramos en la naturaleza y por lo general se debe someter a ciertos procesos para eliminar el alto contenido de minerales, como calcio o magnesio. El agua dura es llamada así porque recorre a través de depósitos de minerales como piedra caliza o dolomita.  

Cuando se aplica un proceso de ablandamiento de agua, en realidad se reduce su concentración de calcio y magnesio, con el objetivo de evitar formaciones de sarro o incrustaciones en equipos y tuberías que se encuentre a su paso.   

La dureza en el agua tiene algunas claras desventajas como la poca reacción del jabón para hacer espuma, la evidente formación de depósitos de sarro en tuberías y calentadores, o las manchas en la ropa, tanto clara como oscura, después de lavarla.

Si quieres conocer más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: sistemasdeagua2011@gmail.com